Google+

domingo, 25 de agosto de 2013

¿Es buena idea comprar sobre plano?

Comprar sobre plano

Hace poco me preguntaban si era buena idea comprar sobre plano, pues como casi todo en la vida, depende. Hasta hace unos 10 años o algo más, los pisos se vendían viendo un piso piloto. La constructora empezaba las obras y terminaba un piso totalmente, comprabas lo que veías. El tamaño, los acabados, los colores... todo era tal y como te lo iban a entregar. Esa era la forma de vender casas. 

comprar casa sin edificar

Durante el boom inmobiliario el método cambió. Había tanta demanda que no necesitaban hacer nada, solo poner una caseta de obra en un solar, hacer un folleto con planos y memoria de calidades y a vender.

Que ocurría, que no veías lo que comprabas. Mirabas un plano y te hacías una idea de como sería tu casa, esa idea era más o menos exacta, dependiendo de lo acostumbrado que estuvieses a ver e interpretar planos. 



La memoria de calidades solía ser ambigua y no demasiado comprometedora. Así sabias que llevabas azulejos en la cocina en "color blanco o similar" o "paredes lisas en color claro" y además se reservaban el derecho de hacer cambios por exigencias de la dirección facultativa. Más de uno al entrar y ver los azulejos o los colores de las paredes, o la casa en si, se han llevado un disgusto.




¿Ventaja de comprar sobre plano?

Que el piso que tú hoy comprabas por 5 a la vuelta de unos meses valía 7, ya habías ganado algo antes de que te lo entregaran. Durante el tiempo que duraban las obras, uno o dos años, ibas pagando la entrada y ahorrando para los gastos. Al llegar la fecha de la escritura te subrogabas en la hipoteca de la constructora y ya estaba. Tenías tu piso al precio de dos años atrás. Fue buena idea.
Perfecto, pero empezó la crisis,  que no lo hizo de un día para otro. A mediados del 2005 ya la cosa se fue ralentizando. Ya no pintaba tan bien, empezaron a pararse obras, empezó a haber gente que se encontró pagando la entrada de una casa, cuando las obras estaban paradas y el contrato les obligaba a hasta la fecha prevista de entrega.

Hubo quién en el período de construcción perdió el trabajo y llegada la hora de escriturar tuvo problemas o directamente no pudo subrogarse en el préstamo y perdió el dinero entregado. Además a la fecha de entrega, la casa valía menos que cuando la compraron y sucedió que la constructora vendió las últimas viviendas de alguna promoción un 15 o 20% mas barato, eso es mucho dinero y más cuando en nuestro horizonte tenemos un préstamo hipotecario.

Sin contar claro, quién aprovechó esa ola de optimismo y confianza reinante para coger dinero de promociones inexistentes y salir corriendo. Visto desde la perspectiva actual fue una locura. 

Si nos basamos en hoy, creo que no es buena idea.  Hay mucho stock de viviendas, puedes ver lo que compras, y no solo siendo de segunda mano, hay viviendas a estrenar terminadas. Minimizas mucho los riesgos, pero.....¿y el precio? ¿seguirá bajando el precio de la vivienda en España?


Espero vuestros comentarios






Post nuevo Post antiguo Home